Cambiar Idioma Español English Pусский

Teléfono del Instituo Pérez de la Romana +34 965 206 059

¿Cuándo cambiar las prótesis?

¿Los implantes mamarios son para siempre?

Con el paso del tiempo nuestro cuerpo cambia de apariencia, hay cambios hormonales, variaciones de peso y envejecimiento de los tejidos, que pueden modificar el tamaño, la forma y el aspecto general de tus mamas. Estos cambios pueden afectar tanto a personas que no han tenido cirugía mamaria, como en aquellas que  se han realizado cirugía para aumento mamario.

Los implantes mamarios no están considerados como elementos duraderos para toda la vida, aunque hay muchas mujeres que han tenido toda su vida las mismas prótesis mamarias, además con un aspecto muy natural y excelente. Pero según explica el doctor Federico Pérez de la Romana, hay algunas razones por la que se debe o se desean cambiar los implantes mamarios:

Por la rotura del implante. La vejez del implante se puede manifestar con una rotura o como pliegues que aparecen en la cubierta del implante, y en ambos casos hay que cambiarlos. Pero cuando existe rotura, la intervención es más compleja, pues hay que realizar una capsulectomia, es decir eliminar la cápsula que envuelve la prótesis y retirar toda la silicona que exista para, una vez totalmente saneado el tejido, colocar una nueva prótesis.

Debido al resultado insatisfactorio por el volumen mamario. Puede ser que se desee mayor o menor volumen del que tiene o la forma no es la que se desea. Esta intervención suele ser más sencilla, ya que consiste en cambiar simplemente los implantes que tenía por unos más adecuados, tanto por un volumen mayor, si es esto lo que se desea, o por un volumen menor. Siempre es mejor cambiar por unos volúmenes mayores, puesto que si se disminuye el volumen, probablemente sobre piel y haya que realizar otro tipo de intervención para el ajuste de piel, llamado mastopexia.

Por caída de la piel. Debido al envejecimiento, la gravedad de la piel va cediendo y la mama va cayendo. En este caso, es necesario una elevación del pecho. Para ello,  extirpamos la piel y la glándula caída, y se coloca una nueva prótesis con el volumen deseado para rellenar bien todo el espacio mamario. Esta intervención se conoce como mastopexia con prótesis.

Por movilización de las prótesis, debido principalmente por causas accidentales, por excesivo ejercicio físico,  por adelgazamiento o por un mal diseño del bolsillo protésico en la cirugía original. En todos estos casos pueden estar muy juntos los implantes, muy separados o uno más alto o bajo que el otro. Para todos ellos siempre se utilizará la cirugía de cambio de prótesis, de forma que se conseguirá la asimetría de los mismos, obteniendo muy buenos resultados.

Cuando se ha producido una contractura capsular, conocida como encapsulamiento de las prótesis. Consiste en que el tejido mamario forma alrededor de las prótesis un tejido especialmente cicatricial muy duro, que se llama cápsula. El síntoma que presentan estás personas es la sensación de opresión y en algunos casos dolor, además del endurecimiento de la mama. En este caso habrá que extirpar la cápsula interna causante de las molestias y cambiar las prótesis por otras nuevas.

Es importante reflejar que en todos estos casos y extraído el implante, se puede corregir simplemente cambiándolo por otro nuevo más apropiado o mediante un trasplante graso de la misma persona, lo que se conoce como lipofilling. En otras ocasiones lo que se realiza es colocar un nuevo implante, ajustar la piel y además inyectar grasa propia si fuera necesario. Es importante reflejar, para la tranquilidad de nuestros pacientes, que cuando haya que quitarse una prótesis, por cualquier de los motivos citados, se puede conseguir de nuevo un resultado excelente. Eso sí, siempre hay que ponerse en buenas manos.